Senda del Oso en Bici con Niños

Hoy voy a variar un pelín la temática del blog y no solo os voy a hablar de recetas de cocina, aunque alguna habrá también en este post.

El pasado fin de semana nos fuimos de escapada rural con los niños, nuestro plan principal para esos días fue hacer la SENDA DEL OSO EN BICI. Para preparar la escapada contacté con el Centro BTT Valles del Oso, ellos son unos profesionales como la copa de un pino y me asesoraron perfectamente a la hora de elegir las bicicletas para nosotros y para los niños, os dejo el enlace a su web para que veáis todos los servicios que prestan y las múltiples opciones que ofrecen para hacer la Senda con niños.

Mi hijo mayor tiene 6 años y aún no domina bien el tema bici, así que nos aconsejaron elegir un semi tándem, iría detrás de la bicicleta de su papá. Para la pequeña, que tiene 4 años, la recomendación fue usar una sillita trasera que iría en mi bicicleta, es apropiada para niños de hasta 20 kilos, así que con sus 17 kilazos optamos por esta opción.
También disponen de carritos cubiertos para llevar a bebes y niños  más pequeños y bicis de distinto tamaños para los mas creciditos, así que no hay excusa para disfrutar de esta maravillosa ruta con los niños.

Llegamos a las instalaciones de Centro BTT  Valles del Oso en el pueblo de Tuñón como a las 11 de la mañana, nos prepararon las bicicletas y las cargaron en un remolque, nos subimos a una furgoneta de la empresa y nos llevaron a todos hasta la salida en el pueblecito de Entrago.  Nosotros elegimos hacer descenso, porque al llevar a los niños a cuestas nos pareció más fácil, la pendiente es de un 1% así que hay muy poco que pedalear y la ruta de unos 20 km se hace en un tiempo razonable, dependiendo de las paradas.

A las 12 de la mañana más o menos y tras las expertas indicaciones y recomendaciones del equipo de Centros BTT Valles del Oso, emprendimos el descenso.

La Senda discurre por lo que eran las vías de un antiguo tren minero y va junto al cauce del Rio Trubia. El paisaje es espectacular, al poco de iniciar la ruta impresionan las enormes montañas al pasar por los estrechos desfiladeros, ¡el paisaje es precioso!. Hicimos la ruta de manera tranquila parando de vez en cuando para hacer alguna foto. Lo que más les gustó a los niños fue el ir pasando por los túneles y saber que por ellos hace muchos años pasaba la locomotora del tren.

Al  terminar los primeros 10 km llegamos al cruce de las dos rutas que hay y decidimos subir hasta el embalse del Valdemurio a comer, aquí la ruta se hace un poco más dura ya que toca pedalear cuesta arriba unos 4 km, aunque el desnivel no es de más del 1 o 2% en la mayor parte de la ruta. Al llegar al embalse quedamos embobados con la belleza del paisaje, merece la pena el esfuerzo de la subida. En el embalse hay mesas y zonas para comer, así como cafetería y servicios. Justo nos pillo la hora de la comida y que aprovechamos para comer los sándwiches que habíamos preparado, he de decir que estaban buenísimos:

Pan integral casero, tenéis la receta en mi instagram, Salmon ahumado, Tomate de la huerta en rodajas, Aguacate, Huevo cocido y  rúcula.

Todo ello acompañado de humus con palitos de zanahoria, apio y pimiento rojo y mucha fruta, sandia, manzanas y plátanos.

Os dejo unos fotos del picnic, aunque con el hambre que teníamos casi no me dio tiempo a hacerlas.

Estuvimos en el embalse como una hora, aprovechamos para hacer mas fotos y descansar un poco antes de continuar con la senda.

A mitad ya de camino hicimos un par de paradas para bajar al rio y para ver a las osas del cercado, solo conseguimos ver a una, nos dio mucha pena que estuviera allí encerrada y más aún que no tuviera ni un triste árbol bajo el que cobijarse del sol, estaba en una esquina de sombra que tenia bajo la caseta que le sirve de guarida. Después llegamos al pueblecito de Villanueva y paramos en el único bar tienda que encontramos a tomar un café y un poco de agua, también aprovechamos para hacer mas fotos y descansar un poco antes de la parte final del trayecto que ya eran las instalaciones del Centro BTT Valles del Oso, donde devolvimos las bicicletas y habíamos dejado aparcado el coche.

He de decir que quedamos encantados, la senda es una pasada, y un planazo para hacer en familia, os lo recomiendo.

Se me ha hecho un poco extenso este post así que prometo segunda parte hablando del alojamiento y del resto de planes que hicimos el fin de semana, la zona está llena de actividades para todos los gustos y edades así que no hay tiempo para aburrirse.

Comentarios

comments