Escapada a Oporto

Tenía pendientes desde hace dos semanas escribir un post contando nuestro puente en Oporto. Fuimos el pasado puente de Todos Los Santos, desde el miércoles 31 de octubre hasta el sábado 3 de noviembre y de deciros que no me canso de Oporto, cada vez que voy me gusta más! Es una ciudad con encanto, llena de vida y con un aire decadente que me vuelve loca, vamos que espero volver en el futuro.

Esta vez fuimos toda la familia, he de deciros que me daba un poco de miedo ir con los niños, ya que todos los planes que habíamos hecho con ellos hasta ahora eran más bien de playa o de campo y salvo un viaje expres a Madrid en mayo, poco o nada en plan urbano y de conocer. Fue un acierto, se portaron fenomenal, tanto en el viaje en coche de 5 horas como allí en Oporto.

Como íbamos con niños decidimos quedarnos en un apartamento, lo alquilamos por BOOKING y la verdad que nos encantó. Muy bien situado, a escasos metros de la Avenida los Aliados que es como si dijéramos la “Gran Via” portuense. El apartamento era muy sencillo, una habitación, salón con cocinita y un baño. Los sofás del salón se hacían cama y ahí durmieron los niños. Por si os intereses se llaman Spot Apartments y tienen varios repartidos por todo Oporto.

Que visitar en Oporto:

En primer lugar un paseo por la rivera del Duero, sobre todo al atardecer o a medio día si hace sol; hay muchos cafés y restaurantes, aunque nosotros solamente tomamos unas cervezas, son los típicos para turistas y la verdad que los precios son muy elevados para Oporto.

Si estás por esa zona se puede cruzar por el puente de Luis I a la zona de Gaia que es la ciudad que está en frente, y hay un paseo super bonito con la bodegas a la derecha y el río a la izquierda.

Nosotros el primer día, y por petición infantil, sacamos unos tickets para el bus turístico, a los niños les encantó eso de ir en un autobús de dos pisos y encima descapotado vamos para que quisieron más. Recorrimos todo oporto hasta el mar y la verdad que merece la pena, además te van explicando con unos auriculares todos los lugares por los que vas pasando.

Es impresionante la estación de trenes, tiene la historia de Portugal pintada en los azulejos que recubren el interior, super bonito!.

La Fuente de los Leones es el punto neurálgico de la ciudad, o al menos donde más turistas se ve, desde ahí se puede acceder a la iglesia del Carmen, toda recubierta de azulejos azules, es preciosa!

No puede faltar una visita a la Torre de los Clerigos, el palacio de Justicia o la Librería Lello, en la que dicen que la autora de Harry Potter se inspiró para escribir el libro y merece la pena ver la tienda A Vida Portuguesa.

El paseo en tranvía también es requisito fundamental, a mis niños también les encantó, es un tranvía antiguo super bonito, solo hay turistas la verdad, pero el paseo merece la pena, además no es muy caro, creo que 3€ por adulto, y la mitad por niño.

Otro imprescindible de la ciudad es el Mercado de Bolhao, actualmente los están restaurando así que no lo pudimos visitar, en frente está la confitería Bolhao en la que desayunamos todos los días, buenísimo todo y os quedaba a un paso del apartamento.

Y lo mejor, pasear y perderte por las calles de la ciudad, a cada cual más bonita y sorprendente!

Dónde comer:

Imprescindible Tapabento, calidad precio increíble, cocina moderna y muy cuidada, nosotros esta vez no pudimos ir, no me acordé de reservar mesa y cuando quisimos ir estaba todo completo, así que os recomiendo reservar.

Otro sitio muy recomendable es A Bollina, es un pequeño restaurante de tapeo, de cocina tradicional, super bien de precio, local acogedor y servicio super amable, nos gustó muchísimo!.

En Gaia comimos en el mercado, hay bastantes puestos de comida y como no sabíamos muy bien donde ir nos pareció buena idea, está en el mismo paseo de la ribera del Duero, es un edificio color salmón, fuimos a mediodía y estaba lleno de gente, me recordó al Mercado Da Ribera de Lisboa, pero claro, mucho más pequeñito.

Armazem es otro de esos sitios que te sorprende, es una tienda de antigüedades, también una terraza y zona donde comer, todo muy bueno, y el sitio muy original.

Para comer comida portuguesa tradicional nos gusto mucho A Tasquinha, muy buen bacalao y raciones muy abundantes, nosotros con tres comimos los 4.

Son muy famosas las Francesinhas, es una especie de sandwich enorme con salsa y que gratinado, esta vez no lo tomamos, mi marido se quedó con las ganas, el más famoso es el café Magestric, ahí fue donde la probé yo en un viaje con mis amigas, pedimos una para cada dos y acabamos a reventar. Ahora la más famosa es la del café Santiago. Otro plato muy famoso es el pastel de bacalao, nosotros lo probamos en la casa de los pasteles de bacalao, junto a la Torre de los Clérigos, está bien por saber lo que es, pero es algo carillo…

 

Por último no te puedes ir de Oporto sin tomar los pasteles de nata, riquísimos los de la Confiteria Bolhao y la de la Casa de los pasteles de nata, que además ves como se hacen.

Comentarios

comments