Curry de verduras con Espelta

Veréis que en mis recetas con harina casi siempre utilizo harina de espelta integral, y diréis, que es la espelta? la espelta (Triticum spelta) es un grano menos conocido y mucho más antiguo que su primo moderno, el trigo (Triticum aestivum).

¡Se cree que la espelta ya se cultivaba hace más de 7.000 años!

Sin embargo, en el s.XIX, tras la rápida evolución de técnicas agrícolas modernas, dejó de cultivarse, pues ya no resultaba rentable para los agricultores.

Y es que las cosechadoras podían cosechar el trigo común en un único proceso, mientras que la espelta necesitaba procedimientos adicionales para poder extraer la cáscara exterior dura, lo que complicaba y encarecía el proceso.
Por suerte, la espelta no se perdió por completo, y a mediados de la década de 1980 fue redescubierta en Europa, por lo que hoy en día podemos disfrutar de magnífico cereal. Podemos considerarla como una subespecie del trigo, diferenciándose principalmente no solo en su aporte nutritivo (muchísimo mayor en el caso de la espelta), sino por las características de su cáscara, la cual se caracteriza por ser ciertamente difícil de eliminar.

Beneficios nutritivos de la espelta

La espelta destaca sobretodo por ser una variedad de trigo ideal para el cultivo ecológico, lo que se traduce principalmente en que la mayoría de productos de espelta que encontramos actualmente en el mercado proceden de agricultura/cultivo ecológicos.

Elevado aporte nutritivo, superior al trigo común

Desde un punto de vista nutricional es un cereal sumamente rico en proteínas (contiene 8 aminoácidos esenciales), minerales (como el fósforo, hierro y magnesio) y vitaminas (especialmente vitaminas del grupo B, vitamina E y betacarotenos).

Además, debemos tener en cuenta que destaca por ser uno de los cereales más antiguos, el cual no ha sufrido tantas modificaciones genéticas, como por ejemplo sí ha ocurrido con el trigo común. Por tanto, ha guardado muchas de sus características y elementos originales.

Mayor contenido en proteínas

Mientras que el trigo común aporta alrededor del 10% de proteínas, la espelta destaca por aportar una cantidad mucho mayor (en torno al 15% aproximadamente). Además, estas proteínas contienen aminoácidos esenciales, entre las que destaca la presencia de lisina.

Interesante aporte en fibra

También destaca por su alto contenido en fibra, lo que nos encontramos ante un cereal adecuado en caso de estreñimiento. Gracias a este beneficio nutricional también se convierte en un cereal ideal para dietas de adelgazamiento.

Es más, la fibra presente en la espelta es sobre todo soluble, lo que significa que ayuda a retrasar la absorción de los carbohidratos, siendo ideal de hecho para personas con diabetes.

Más aporte en vitaminas y minerales

Y, como no podría ser menos, en comparación con el trigo común, la espelta destaca igualmente por su mayor aporte en minerales. Por ejemplo, destaca sobre todo la presencia de magnesio, hierro, zinc y fósforo.

Mientras que, entre las vitaminas, destaca sobre todo la presencia de vitaminas del grupo B (en especial la B12), además de vitamina E y A.

Como veis la espelta es un cereal ideal y no solo puede tomarse en harina, se puede tomar en grano entero que se deben cocer previamente como se hace con el arroz o el mijo. Hoy la prepararemos cocida y acompañada de un curry vegetal.

Ingredientes para 4 personas:

  • 150gr de espelta eco en grano
  • 1 calabacin
  • 1 berenjena
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • ½ pimiento rojo
  • 6 champiñones medianos
  • 2 cucharaditas de curry
  • 200ml de nata para cocina (puede sustituirse por leche de coco)

Lo primero que hay que hacer es lavar la espelta con un poco de agua fría y a continuación ponerla en una olla con el doble de agua (300gr) y una pizca de sal, lo ponemos a cocer a fuego medio alto durante 10 minutos.

Mientras lavamos y secamos bien las verduras. Cortamos finamente los dientes de ajo y los doramos en una sartén grande con un poco de aove, añadimos la cebolla troceada, dejamos que se dore a fuego medio-bajo unos 2 o 3 minutos y añadimos el pimiento rojo troceado, pasados unos minutos (2 o 3) añadimos el resto de ingredientes (calabacín, berenjena y champiñones) cortados en trozos pequeños. Dejamos que se haga a fuego suave unos 10 minutos. Una vez están las verduras tiernas añadimos el curry y lo mezclamos revolviendo con cuidado para que las verduras cojan sabor, añadimos la nata (o la leche de coco) y una pizca de sal,  dejamos cocer a fuego suave unos 5 o 6 minutos.

En un plato ponemos la espelta ya cocida en la base y añadimos el curry de verduras por encima. Es un plato muy sencillo pero super sabroso.

Si no tienes espelta puedes utilizar arroz integral, quinoa o trigo sarraceno y sigue siendo un plato delicioso!

Comentarios

comments